Santa Teresa de Ávila: su vida y legado


Dentro de nuestro Tour privado a Ávila y Segovia, uno de los temas más interesantes a abordar es la vida, obra, misticismo y legado de Santa Teresa de Ávila. Los escritos de Santa Teresa están entre los más notables de la literatura mística. También es una de las más célebres prosistas de la literatura española.

Se pueden seguir los pasos y conocer la filosofía de Santa Teresa de Ávila en nuestro Tour Privado a Ávila y Segovia.  En la ciudad de Ávila se encuentra el convento de San José (la iglesia primitiva de la orden de Santa Teresa), el convento de Santa Teresa y sus reliquias, el museo de Santa Teresa y el Monasterio de la Encarnación donde Santa Teresa comenzó su vida monástica y vivió durante 27 años.

 

Dedicamos este post a la vida de Santa Teresa y su legado.

 

Santa Teresa de Ávila: su vida y su legado

 

Santa Teresa de Ávila nació en 1515 en Gotarrendura, Ávila.  Su abuelo paterno, Juan Sánchez de Toledo, era un converso, condenado por la Inquisición española por supuestamente volver a la fe judía. Su padre, Alonso Sánchez de Cepeda, adquirió un título nobiliario y fue así como pudo asimilarse con éxito a la sociedad cristiana. La madre de Teresa, Beatriz de Ahumada y Cuevas, estaba especialmente interesada en criar a su hija como una cristiana piadosa.

 

De niña, a Teresa le fascinaba la vida de los santos y caballeros y a la edad de seis años, se escapó de casa con su hermano Rodrigo para encontrar el martirio entre los moros. Su tío los detuvo cuando regresaba a la ciudad, habiéndolos encontrado fuera de las murallas de Ávila. La muerte de su madre a los 14 años, hizo que Teresa abrazara una profunda devoción a la Virgen María. En esta época, Teresa desarrolló un interés romántico por uno de sus primos. Esta relación no fue bien vista por su padre, y envió a Teresa a continuar su educación con las monjas agustinas en Ávila.

 

Teresa entró en el Monasterio Carmelita de la Encarnación de Ávila el 2 de noviembre de 1535. Al año siguiente cayó gravemente enferma, y se sometió a un prolongado tratamiento que dejó su salud permanentemente minada. Durante su convalecencia, comenzó la práctica de la oración mental (oratio mentalis); durante la cual experimentó períodos de éxtasis religioso después de practicar exámenes de conciencia, contemplación interior, así como los Ejercicios Espirituales descritos por San Ignacio de Loyola. Dios comenzó a concederle visiones y locuciones, donde las palabras y las imágenes se imprimían directamente en su mente; dándole fuerza en sus pruebas y consolándola en los problemas.

 

Pasó de la devoción al silencio y de la devoción al éxtasis, que describió como la perfecta unión con Dios.  Se dio cuenta de su propia incapacidad para enfrentarse al pecado, y la necesidad de una absoluta sumisión (entrega del control) a Dios. Más tarde documentó estas experiencias como etapas en el ascenso del alma en su camino hacia Dios.

 

Después de un período de autocuestionamiento y de un intenso escrutinio por parte de los miembros de la Iglesia que creían que sus experiencias eran producidas por espíritus malignos; Teresa se convenció de que Jesucristo se le presentaba en forma corporal, aunque invisible. Sus visiones y locuciones se mantuvieron ininterrumpidamente por más de dos años.

En una visión particularmente conmovedora, un serafín atravesaba repetidamente su corazón con la punta ardiente de una lanza de oro, causándole un indescriptible dolor corporal y espiritual.

 

Teresa escribió:

“Vi en su mano una larga lanza de oro, y en la punta parecía haber un pequeño fuego. Me pareció que a veces la clavaba en mi corazón y me atravesaba las entrañas; cuando la sacaba, parecía que también las sacaba, y me dejaba todo en llamas con un gran amor de Dios.

El dolor era tan grande, que me hacía gemir, y sin embargo, la dulzura de este dolor excesivo era tan superior, que no podía desear librarme de él…”

 

Esta visión fue la inspiración de una de las obras más famosas de Bernini: “el Éxtasis de Santa Teresa” en Santa María de la Victoria en Roma.

Teresa se encontró en desacuerdo con la atmósfera permisiva del Monasterio Carmelita: la observancia del claustro era laxa, lo que conducía a conversaciones frívolas que impedían la práctica de la oración contemplativa. Decidió fundar un convento carmelita reformado donde se siguiera estrictamente el desapego de las preocupaciones mundanas en favor del examen interior.  

Amiga de los ricos, Guimara de Ulloa aportó los fondos para el nuevo monasterio de San José establecido en 1562. En marzo de 1563, cuando Teresa se trasladó al nuevo convento, recibió la sanción papal a su principio primordial de absoluta pobreza y renuncia a la propiedad, manifestado por la desaprobación de las monjas. Teresa permaneció en piadoso aislamiento durante los siguientes cinco años, ocupada en la escritura.

 

En 1567, a la edad de 52 años, conoció a San Juan de la Cruz, de 24 años, y se convenció de fundar en Duruelo el primer convento masculino de la nueva y reformada orden. El profundo misticismo de San Juan de la Cruz, y su poder como maestro y predicador, ayudó a promover la vida interior

El profundo misticismo de San Juan de la Cruz, y su poder como maestro y predicador, ayudó a promover la vida interior de los carmelitas reformados.

En 1576 comenzaron una serie de persecuciones por parte de la orden carmelita que seguía las viejas reglas, le prohibió financiar más conventos y le ordenó retirarse voluntariamente a una de sus instituciones. Obedeció, retirándose a San José de Toledo, mientras la Inquisición iniciaba procedimientos contra ella. Después de varios años de mantener correspondencia con el Rey Felipe II y al Papa Gregorio XIII, se le concedió protección y se le permitió continuar con su trabajo de reforma.

Teresa murió durante uno de sus viajes desde Burgos a Alba de Torres en 1582, en el momento en que el mundo católico estaba pasando del calendario juliano al gregoriano, lo que requería la eliminación de los días del 5 al 14 de octubre. Murió antes de la medianoche del 4 de octubre o en la madrugada del 15 de octubre, cuando se celebra su fiesta. Sus últimas palabras fueron: “Mi Señor, es hora de seguir adelante. Entonces, que se haga su voluntad. Oh, mi Señor y mi Esposo, la hora que he anhelado ha llegado. Es hora de que nos encontremos”.

Fue canonizada en 1622, y nombrada Doctora de la Iglesia el 27 de septiembre de 1970. Teresa es venerada como la Doctora de la Oración.

 

El ascenso del alma

Teresa describió el ascenso del Alma a través de la oración de cuatro etapas:

1) La primera es la devoción del Corazón: retiro del Alma del mundo, penitencia y contemplación de la pasión de Cristo. Este estado contemplativo es también conocido como oración mental

2) La segunda es la devoción por la Paz: donde la voluntad de uno se entrega a la voluntad de Dios.

3) La tercera es la devoción de la Unión, o absorción a Dios. Este es un estado de éxtasis, una paz dichosa, o un rapto consciente en el amor de Dios.

4) El cuarto es la devoción del Éxtasis, donde la conciencia de ser “cuerpo” desaparece. Todos los sentidos y los niveles inferiores son absorbidos por Dios en un estado de intoxicación que Teresa describió como un dolor gozoso, y un vuelo estático donde el cuerpo es elevado al espacio. (Teresa era conocida por levitar durante sus oraciones). Este estado es seguido por una relajación del cuerpo, y la negación de todas las facultades terrenales en la unión con Dios: el clímax de la experiencia mística.

Todos los escritos místicos de Teresa tratan de sus experiencias personales. Ella escribió: “La oración contemplativa (oración mental), en mi opinión, no es otra cosa que un compartir cercano entre amigos; significa tomar tiempo frecuentemente para estar a solas con aquel que sabemos que nos ama.”

 

Los escritos de Santa Teresa

Los escritos de Teresa están entre los más importantes de la literatura mística. También es una de las autorías más célebres prosa de la literatura española.

Entre sus obras se encuentran:

– Autobiografía o el Libro de la Vida 1567

– Camino de Perfección 1567

– Meditación sobre los cantares 1567

– Las Moradas o El Castillo Interior, 1577

– Conceptos de Amor

– Poesía (Poesías)

 

 

Nada te turbe

Nada te turbe, 

nada te espante, 

todo se pasa, 

Dios no se muda, 

La paciencia, 

todo lo alcanza, 

Quien a Dios tiene, 

nada le falta. 

Sólo Dios basta. 

 

Cristo no tiene cuerpo, sino el tuyo

Cristo no tiene cuerpo, sino el tuyo

No tiene manos, o pies en la tierra, sino los tuyos,

Tuyo son los ojos con los que ve

La compasión en este mundo,

Tuyos son los pies con los que camina para hacer el bien,

Tuyas son las manos, con el que bendice todo el mundo.

Tuyas son las manos, tuyos son los pies,

Tuyos son los ojos, eres tu Su cuerpo.

Cristo no tiene otro cuerpo sino el tuyo,

Sin manos, sin pies en la tierra, sino los tuyos,

Tuyo son los ojos con los que ve

La compasión en este mundo.

Cristo no tiene otro cuerpo en la tierra, sino el tuyo.

 

Además de ofrecer nuestro Tour Privado en Ávila y Segovia, tenemos diseñado un viaje temático enfocado en misticismo y sabiduría ancestral en el cual Santa Teresa forma parte. Puede tener información en el siguiente aquí.

Right Menu Icon